info@quirosfisio.com
910 268 074 / 649 558 662
Lunes-Viernes: 9h - 22h, Sábado: 10h - 14h

Fisioterapia Respiratoria Pediátrica

¿Qué es esto?

Si hablamos de fisioterapia, a todos nos vienen a la cabeza palabras como masaje, estiramientos, deporte, calor, etc. y no estamos desencaminados ni confundidos al pensar en ello. Son aplicaciones o ámbitos donde la fisioterapia lleva años siendo relevante y conocida por todos. Pero si hablamos de secreciones (mocos), insuficiencia cardíaca, íctus, enfermedades pulmonares, etc. parece que nos alejamos a otras ciencias de la salud o ámbitos donde la fisioterapia no tiene lugar. Y nos equivocamos. Gran parte de la población desconoce la gran labor asistencial que proporcionan los fisioterapeutas en diferentes enfermedades o patologías, diferentes a las que comúnmente sufre el sistema músculo-esquelético. Recuperación de patologías cardíacas, neurológicas o respiratorias por poner ejemplos, necesitan de esta intervención sanitaria.

La fisioterapia respiratoria tiene un amplio conocimiento de la mecánica ventilatoria que se produce durante una respiración fisiológica/normal y lo que ocurre cuando es patológica. Estudia que músculos actúan durante el proceso de inspiración/espiración o cuáles son los diámetros costales que han de expandirse para un correcto funcionamiento del sistema. Los fisioterapeutas también realizan auscultaciones, las cuales permiten encontrar focos patológicos (sonidos graves/roncos o agudos/sibilantes) y que guían al profesional hacia el nivel en el que se encuentra la obstrucción, infección o inflamación (vías altas, bronquios, alveolos, etc.) lo que permite finalmente diagnosticar una patológica respiratoria y abordar de manera correcta su tratamiento.

Y es por eso la intención de estas líneas. Dar a conocer la importancia de la Fisioterapia Respiratoria Pediátrica tanto en prevención como en terapia. Existe alguna “leyenda negra” sobre lo que hacen los fisioterapeutas a los pobres bebés indefensos que no paran de llorar. De forma que la mejor manera de derribar estos mitos es explicar con la mayor claridad y transparencia en qué consiste una sesión en consulta. Y por supuesto la importancia que tiene y lo que puede facilitar.

Fisiopatología respiratoria infantil

Cuando nacemos los pulmones no están totalmente formados. Hasta los 2 años se desarrollan un 85%. Así que, los bebés prematuros, ya de base tienen un pulmón inmaduro por lo que la exposición a infecciones es mayor. Y no siempre hay que llegar a la infección, a veces hay inflamación.

Es muy importante saber que individuos con complicaciones pulmonares frecuentes hasta los 2 años de vida, serán adultos con patología. Infecciones repetitivas pueden generar un epitelio hipersensible cuyos receptores de irritación se estimulen con cosas normales como el polvo y desencadenen una reacción anormal (asma). También puede ocurrir que las células ciliares (transportadoras) disminuyan y aumenten las secretoras (producen más moco). Y esta transformación de células ciliares a secretoras, no es reversible. De ahí la importancia de la prevención.

Las patologías más comunes tratadas en consulta (extrahospitalaria) son infecciones de vías respiratorias altas e infecciones de vías respiratorias inferiores, como es la Bronquiolitis:

Bronquiolitis

La Bronquiolitis es una infección aguda viral y estacional que comienza en otoño hasta la primavera y afecta esencialmente a los menores de dos años. Comienza con un catarro nasal y cuando la infección llega a los bronquiolos, estrechos en lactantes, se obstruyen (aumenta el acúmulo de moco). La respiración se vuelve difícil y rápida y la tos seca y repetitiva. La fiebre es moderada. Suele evolucionar favorablemente en tres o cinco días, aunque persista la tos.

¿En qué consiste una sesión de fisioterapia respiratoria y qué habría que tener en cuenta si llevo a mi hijo/a?

La sesión de Fisioterapia Respiratoria Pediátrica comienza con una anamnesis para continuar con una secuencia de exploración. En los niños de menos de dos años o no colaboradores se recomienda que haya pasado al menos una hora u hora y media desde la última comida. Siempre se requiere la presencia de la madre, padre o persona adulta responsable del menor para que se sienta más tranquilo y además se aprendan técnicas sencillas y facilitadoras que se pueden realizar en el domicilio, como puede ser, un lavado nasal. Además de recomendaciones, que nunca sustituyen, sino que complementan el tratamiento médico, si es que lo tiene.

Se escuchan los ruidos en boca, se realiza una auscultación pulmonar y se realizan maniobras de provocación o exploración.

En función de los datos recogidos y obtenidos tras la exploración se realizan las técnicas que se consideren necesarias para mejorar el estado del niño. En la mayor parte de los casos el objetivo es movilizar las secreciones que los lactantes y niños pequeños no saben expulsar por sí solos.

Las maniobras más frecuentes son:

Desobstrucción nasofaríngea. El papel de la nariz es calentar, purificar y humidificar el aire inspirado. Hasta las seis semanas de vida los niños respiran sólo por la nariz por lo tanto la obstrucción bronquial supondrá un mayor obstáculo para la ventilación. Esta obstrucción dificulta la succión o cualquier tipo de alimentación, dificulta la respiración y facilita la infección. Por tanto, es muy importante realizar un buen lavado nasal para prevenir, tanto, otitis, como el paso de secreciones en vías respiratorias inferiores. Los adultos responsables de los bebés podrán aprender a realizarlo correctamente durante la sesión.

Tos provocada. Su objetivo es eliminar las secreciones cuando se encuentran en vías respiratorias proximales. Se provoca la tos por vía refleja (reflejo traqueal). Nunca se realiza en niños menores de tres meses.

Aumento de flujo espiratorio. Es una técnica de limpieza bronquial que aumenta (activa o activa-asistida) el volumen y velocidad del aire respirado con el fin de mover y evacuar las secreciones bronquiales. Puede ser realizada en tres maniobras con gesto muy espectacular para los adultos que acompañan al bebe, ya que, se trata de una presión sobre su tórax que provoca, en la mayoría de los casos, el llanto en el niño. No obstante, dicho llanto ayuda en el tratamiento puesto que genera mecanismos fisiológicos que hacen vibrar las vías respiratorias aumentando el transporte de las secreciones. Esto, sumado a la presión ejercida por el fisioterapeuta, favorece la expulsión de las mismas. El llanto no provoca broncoespasmo.

De esta forma, hemos querido daros a conocer qué es la fisioterapia respiratoria pediátrica, cuáles son las afecciones más comunes que pueden abordarse desde nuestro ámbito y en qué consiste de manera resumida una sesión de tratamiento, intentando aportar claridad para una

mejor prevención y tratamiento de este tipo de afecciones tan comunes entre nuestros pequeños.

Para cualquier duda o aclaración, no dudéis en poneros en contacto con nosotros. Nuestros profesionales en fisioterapia os guiarán y ayudarán en todo lo necesario.

Un fuerte abrazo a todos y ¡hasta la próxima!.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *