info@quirosfisio.com
910 268 074 / 649 558 662
Lunes-Viernes: 9h - 22h, Sábado: 10h - 14h
FISIOTERAPIA Y PREVENCIÓN: desgaste del sistema músculo – esquelético Previous item EL ESTRÉS AFECTA A NUESTRO... Next item Fisioterapia aplicada al...

FISIOTERAPIA Y PREVENCIÓN: desgaste del sistema músculo – esquelético

Hablamos de una problemática real… el desgaste del sistema músculo –  esquelético.

¿Qué es y porqué se desgasta?

A diario vemos pasar por nuestra clínica multitud de pacientes con problemas en el sistema músculo – esquelético, o lo que es lo mismo, lesiones o dolores en los músculos, articulaciones, tendones o ligamentos que conforman dicho sistema el cuál, es  el encargado de sostenernos y de proporcionarnos movimientos funcionales a la par que de albergar y proteger a nuestros órganos y resto de sistemas, terminando por darnos un aspecto de cara al exterior.

músculos

Al estar hablando desde una clínica de fisioterapia traumatológica privada, nuestro trabajo se centra principalmente en este tipo de patologías que lastran y dificultan las recuperaciones o la vida diaria de muchas de las personas que acuden a nosotros, y que se ocasionan por el continuado desgaste que sufre nuestro cuerpo durante las posturas prolongadas en el trabajo, los deportes que practicamos, los años que vivimos o los kilómetros que recorremos. Ciertamente, podemos decir que la esperanza de vida cada vez es mayor y nuestro sistema músculo – esquelético debe de aguantar cada vez más tiempo y con una calidad de vida o funcionamiento aceptables. Es a partir de esta afirmación tras la cuál, la participación de los fisioterapeutas cada día tiene mayor influencia e importancia en la población, y no sólo en momentos de dolor agudo o lesiones recientes, sino como intervención preventiva.

La principal degeneración de tejido que se produce (por desgaste o rotura del cartílago hialino que recubre nuestras superficies articulares) es la ya famosa artrosis. Se trata de uno de los únicos tejidos en el cuerpo humano que no es capaz de regenerarse (al contrario de lo que ocurre con los músculos, la piel o los ligamentos por ejemplo). Esta patología nos acompañará a la totalidad de la población durante parte de nuestra vida (en mayor o menor medida) y comenzará a provocarnos dolor por la disfunción del tejido blando que rodea a la articulación afectada. En nuestra mano está retrasar en parte la aparición de esta lesión que a la larga desembocará irremediablemente (o al menos hasta el momento) en la colocación de una prótesis que sustituya a nuestra maltrecha articulación.

sistema músculo-esquelético

Al querer hablaros del papel preventivo de la fisioterapia y la progresión normal de nuestros tejidos, otra lesión por desgaste muy recurrente y debida principalmente a un sobreuso son las tendinopatías crónicas y las calcificaciones. Se trata de una degeneración propia de los tendones la cuál, puede provocar gran dolor e impotencia funcional a la hora de realizar algunos movimientos. Se suelen ver más habitualmente en los hombros y en determinadas profesiones como peluqueros/as o limpiadores/as del hogar donde los movimientos con los brazos superan el rango recomendado.

En definitiva y como cualquier maquinaría, queremos mostraros que sufrimos un desgaste continuado de nuestras piezas y que éstas necesitan ser lubricadas y acondicionadas para evitar tener que ser reparadas o sustituidas por otras cuando ya no hay otra opción. Es a este último punto al que queremos evitar llegar, y los anteriores en los cuales la fisioterapia puede ayudar.

 

¿Cómo podemos ayudaros a conseguir  retrasar o evitar las intervenciones quirúrgicas?

Acondicionamiento: Primordialmente y como primera intervención a llevar a cabo es el acondicionamiento del sistema músculo-esquelético. Al igual que nos realizamos un chequeo médico anual o visitamos al dentista para una limpieza bucal, acudir periódicamente al fisioterapeuta además de cuando un determinado tejido nos está causando dolor o problemas de movilidad influirá de manera muy positiva e importante en retrasar el desgaste o rotura del tejido en cuestión y por tanto de la articulación a la que rodea o da función.

Por regla general, el dolor o disfunción suele ocurrir de manera repetitiva y en el mismo lugar haciéndonos padecer regularmente un desgaste y una adaptación en la misma zona, la del dolor. Mantener al tejido lejos de la inflamación, elástico, flexible y fuerte decelerará la imparable progresión de la degeneración.

Ejercicio terapéutico: el ejercicio terapéutico es fisioterapia. Su concepto es un ejercicio físico con el objetivo de aliviar síntomas, mejorar la función y/o frenar o enlentecer el deterioro de la salud. El ejercicio terapéutico o la movilización de una articulación provocan que se genere líquido sinovial en la misma lo que protegerá a las articulaciones de los rozamientos además de evitar la atrofia muscular. En este apartado, habrá que tener en cuenta que nivel de afectación tiene la articulación que queremos trabajar, ya que si el desgaste que tiene ya es importante, ejercicios de corta duración, poco rango de movimiento, dirigidos e incluso en el agua serán la mejor opción. Las pautas o intensidad del ejercicio serán fundamentales para no empeorar la situación del paciente. Ejercicios rutinarios como el pilates máquinas mejorará con ello además nuestra higiene postural, aguantando mejor y durante más tiempo las posturas prolongadas a las que estamos obligados por causas laborales o familiares a soportar y descargando el sufrimiento articular.

 

¿Y si mi desgaste es ya tan avanzado que la fisioterapia apenas puede ayudarme?

Llegados a este punto en el que la articulación provoca mucho dolor e impotencia funcional, cabe reflexionar e investigar sobre que métodos existen en la actualidad para poder intervenir.

Son muchos los profesionales e investigadores que buscan la clave para poder reconstruir, sustituir o nutrir al cartílago o restos de tejidos que se desgastan.

Métodos para eliminar dolor como las infiltraciones de antiinflamatorios (corticoides) y/o analgésicos (lidocaína por ejemplo) se utilizan para paliar el dolor en estados avanzados. Estudios que llevan a cabo implantes de condrocitos (unidades celulares funcionales del cartílago) o impresiones 3D de meniscos de rodilla se intentan llevar a cabo para poder arrojar algo de luz a estas cuestiones. Los aportes de células madre (unidades celulares funcionales sin especialización concreta) parecen estar aportando buenos y esperanzadores resultados a la hora de mejorar el estado de nuestras articulaciones.

Las intervenciones quirúrgicas mayores como las limpiezas artroscópicas de articulaciones o el reemplazo total con prótesis también llevan años desarrollándose con cada vez  mejores materiales y resultados, aumentando aceptablemente la calidad de vida de las personas aunque todavía con pequeños porcentajes de satisfacción.

“Es por todo ello, que os invitamos y recomendamos a utilizar la fisioterapia preventiva y todas sus herramientas para reducir el impacto de la degeneración del sistema músculo-esquelético es nuestras vidas”

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *