info@quirosfisio.com
910 268 074 / 649 558 662
Lunes-Viernes: 9h - 22h, Sábado: 10h - 14h
DOLOR DE CODO: epicondilítis o codo de tenista Previous item Fisioterapia aplicada al... Next item Bienvenidos al blog de...

DOLOR DE CODO: epicondilítis o codo de tenista

¿Juegas al pádel? ¿y al tenis? ¿Trabajas como mecánico o camarero? Estos y otros muchos hábitos o profesiones se consideran un factor de riesgo para padecer una lesión conocida como epicondilítis (EP) o codo de tenista.Con nuestro artículo de hoy, queremos compartir con todos vosotros (pacientes y fisioterapeutas) qué es, cómo se produce y que técnicas son las de mayor evidencia científica hasta el momento para su correcto abordaje, a la par que comentaros  nuestra experiencia en la resolución de este incómodo y desagradable dolor.

¿Qué es?

Se reconoce por un dolor punzante en la tuberosidad distal y lateral del húmero (epicóndilo) al realizar gestos como alzar un peso, cerrar el puño o manejar un destornillador (prono-supinación del antebrazo), que puede irradiar a lo largo del antebrazo y que incapacita o es sintomático durante la realización de actividades básicas de la vida diaria como cepillarse los dientes, abrir un bote o girar una llave. Suele aparecer en personas de entre 35 y 55 años y aunque puede ser  un proceso limitado en el tiempo (tras un período entre 12-18 meses puede desaparecer sin tratamiento) en algunos pacientes puede persistir y generar un problema mayor a largo plazo (1,2). Es de aparición muy común en deportes como el tenis o el padel, de ahí su nombre y se diferencia del codo de golfista en que este último refiere dolor en la cara interna del codo, la epitróclea (epitrocleítis).

epicondilitis -fisioterapia

 

¿Qué es lo que ocurre?. A la altura del epicóndilo  insertan los músculos de la cara posterior del antebrazo, a saber principalmente, los extensores de la muñeca y los dedos. Un exceso de trabajo que provoque una tracción del tendón común de estos músculos de alta intensidad o  durante muchas repeticiones puede desembocar en una inflamación del mismo y más a largo plazo una neovascularización (o formación de pequeños vasos sanguíneos en el interior del tendón), que provoque un aumento del flujo de sangre continuo en la zona con su consiguiente inflamación recurrente en el epicóndilo.

EPICONDILITIS

Diagnóstico diferencial
Otros músculos como el tríceps braquial o el supinador largo pueden provocar dolor referido en la misma zona del epicóndilo aunque su inserción ósea no sea en ese mismo lugar. Al igual que otras estructuras como las vértebras dorsales o sus raíces nerviosas al igual que las de proveniencia cervical, pueden generar dolor en la zona del epicóndilo. Por tanto, a la hora de abordar el tratamiento de una EP deberemos diferenciar bien de donde provienen los síntomas y verificar si en efecto se trata de ello. Es el fisioterapeuta a través de distintos test ortopédicos y la ecografía musculo-esquelética, los medios más fiables para tener un diagnóstico correcto.

 

El tratamiento

Muchos son los tratamientos no quirúrgicos existentes para esta patología, tales como la aplicación de láser,  las ondas de choque, la iontoforesis, las inyecciones de corticoides o toxina botulínica y la terapia física manual (1,2,3,4). Según la literatura actual ninguno de estos métodos es claramente distinguible a la hora de aportar mayores beneficios científicamente hablando.

Si hablamos de esta patología y el campo de la fisioterapia, las técnicas manipulativas más comunes usadas para su tratamiento han consistido en Cyriax (masoterapia transversa profunda), movilizaciones de Mulligan, movilizaciones de cuello y muñeca junto con la movilización neural del nervio radial (1,5). Esta terapia manual puede aumentar la fuerza de prensión y agarre y reducir el dolor inmediatamente pero la evidencia científica de cualquiera de sus efectos por sí sola es insuficiente (1,8).

El tratamiento focalizado en los puntos gatillo miofasciales reduce el dolor y mejora la función en pacientes con EP y aunque aún debe ser mejor analizada y evaluada para aportar conclusiones sólidas, la punción seca es una intervención muy recomendable para el manejo de esta lesión (1,2,6). “En nuestro centro, el número de sesiones de tratamiento se han visto reducidas de manera importante gracias entre cosas a la aplicación de esta técnica”.

Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento excéntricos se sabe a día de hoy, que combinados junto con las técnicas de fisioterapia manual anteriores aumentan el éxito en la recuperación. Podemos afirmar que un programa de ejercicios junto con un trabajo de terapia manual es más efectivo para el manejo de la EP que sólo los ejercicios (1,7,9).

Esperamos que el artículo os sirva de guía para saber cómo afrontar esta lesión y os animamos a consultarnos cualquier duda o aclaración que os pueda surgir acerca de ella.

Para una primera valoración contacta con nosotros en www.quirosfisio.com

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Stasinopoulus Dimitrios. Lateral elbow tendinopathy: Evidence of physiotherapy management. World Journal of Orthopedics, 7(8): 463–466, 2016.
  2. Sims Se, Miller K, Elfar JC, Hammert WC. Non-surgical treatment of lateral epicondylitis: a systematic review of randomized controlled trials. Hand (NY), 9(4):419-46, 2014
  3. Thiele S, Thiele R, Gerdesmeyer L. Lateral epicondylitis: This is still a main indication for extracorporeal shockwave therapy. Int J Surg, 24(Pt B):165-70, 2015.
  4. Dingemanse R, Randsdorp M, Koes BW, Huisstede BM. Evidence for the effectiveness of electrophysical modalities for treatment of medial and lateral epicondylitis: a systematic review. Br J Sports Med, 48(12):957-65, 2014.
  5. Hoogvliet P, Randsdorp MS, Dingemanse R, Koes BW, Huisstede BM. Does effectiveness of exercise therapy and mobilisation techniques offer guidance for the treatment of lateral and medial epicondylitis? A systematic review. Br J Sports Med, 47(17):1112-9), 2013.
  6. Bisset LM, Vicenzino B. Physiotherapy management of lateral epicondylalgia. J Physiother. 61(4):174-81, 2015.
  7. Menta R, Randhawa K, Côté P, Wong JJ, Yu H, Sutton D, Varatharajan S, Southerst D, D’Angelo K, Cox J, Brown C, Dion S, Mior S, Stupar M, Shearer HM, Lindsay GM, Jacobs C, Taylor-Vaisey A. The effectiveness of exercise for the management of musculoskeletal disorders and injuries of the elbow, forearm, wrist, and hand: a systematic review by the Ontario Protocol for Traffic Injury Management (OPTIMa) collaboration. J Manipulative Physiol Ther; 38(7):507-20, 2015.
  8. Loew LM, Brosseau L, Tugwell P, Wells GA, Welch V, Shea B, Poitras S, De Angelis G, Rahman P. Deep transverse friction massage for treating lateral elbow or lateral knee tendinitis. University of Ottawa, Ottawa, Canada. Cochrane Database Syst Rev.. 8;(11); 2014.
  9. Heijnders IL, Lin CW. The effect of eccentric exercise in improving function or reducing pain in lateral epicondylitis is unclear. Br J Sports Med; (16):1087-8, 2015.

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *